Ella respiró profundamente,
cerró los ojos,
tragó sus lágrimas,
salió a la calle…
y le sonrió al mundo.

Feliz Domingo y mucho ánimo.