En un mar de lagrimas
se ahogaba sin consuelo
mi solitaria y desgastada alma
por la muerte de un bello sueño.
con la hadita que tanto amaba;.

Pero llegaste tu despertando mi deseo
con tu imagen que es balada,
tu inocente picardía con la que vuelo
Y tus mágicas y duces palabras,
que cuando me falta yo muero

Gracias por devolver a mis mañanas,
Lla calidez y fantasía de cuento.

Feliz Domingo y mucho ánimo.