Me hago añicos en el aire
con la firme intención
de caer sobre unas manos
que deshojen con viveza
la cellisca del invierno.

De este invierno perpetuo,
cayendo sobre las huellas,
sobre la linde que separa
el desaliento de la entereza.

Feliz semana y mucho ánimo.