Lo amaba tanto,
que me quité los tacones,
para estar a su altura
y aún así,
no me llegó…
ni a los talones.

Feliz Sábado, siempre con humor.