Para mi madrugar,
no es ningún castigo.

Siempre se,
que estáis esperándome,
para contarnos,
anécdotas divertidas,
y no tan divertidas.

Solo intento,
teneros al corriente,
de lo bueno
y de lo malo,
de nuestro querido País.

Feliz Miércoles Santo y mucho ánimo.