Danza la vida
en el marco de tus ojos.

Busca el aprecio
de miradas perdidas.
Te envuelve piadosa
sin mentiras ni quejas.
Así es la vida
que danza sincera
aguardando la gloria
del que la pueda observar.

Sola baila entre nosotros,
entre el lodo y su luz.
Ella mira con aprecio
todo lo que quisiera
que tú también
puedas recordar.

Feliz Sábado santo y mucho ánimo.