Háblame de soledades
y rabias dormidas,
de manos vacías
y noches ingratas…
¡ Anda ¡

Intenta explicarme,
como duele el silencio
y como matan las palabras,
cuando no se dicen.

Feliz semana y mucho ánimo.