Llevamos una máscara,
una máscara,
que nunca es la misma,
sino que cambia
para cada uno de los papeles,
que tenemos asignados en la vida:

La del profesor,
la del amante,
la del intelectual,
la del héroe,
la de la bailarina,
la del actor,
la del político rojillo o de derechas….

Pero…¿ qué máscara nos ponemos
o qué máscara nos queda
cuando estamos en soledad,

Cuando creemos,
que nadir nos observa,
nos controla,
nos escucha,
nos exige,
nos suplica,
nos intima, nos ataca….?

Seríamos nosotros mismos.

Feliz fin de semana y mucho ánimo.