Qué tal si deliramos por un ratito,
qué tal si clavamos los ojos,
más allá de la infamia,
para adivinar otro mundo posible.

El aire estará limpio
de todo veneno que no provenga,
de los miedos humanos
y de las humanas pasiones.

Seremos imperfectos
porque la perfección,
seguirá siendo,
el aburrido privilegio
de los dioses.

Pero en este mundo
en este mundo,
chambón y jodido
seremos capaces
de vivir cada día,
como si fuera el primero
y cada noche
como si fuera la última.

Eduardo Galeano.

Feliz Sábado Y mucho ánimo.