Nada turba mi ser,
pero estoy triste.

Algo lento de sombra
me golpea,
aunque casi detrás
de esta agonía,
he tenido en mi mano
las estrellas.

Debe ser la caricia
de lo inútil,
la tristeza sin fin
de ser poeta,
de cantar y cantar,
sin que se rompa
la tragedia sin par
de la existencia.

Feliz Domingo y mucho ánimo.