Y en las palabras de tus palabras
y en los sueños de tus sueños
y en los suspiros de tus suspiros.

Allí donde el vacío
carece de profundidad
y la banalidad deslumbra
de sabiduría.

El mundo se entrega en tus brazos,
desnudos brazos
que juegan.

Juegan entre el vacío y el mundo
producen una danza hipnótica,
que al ser vista aleja el miedo.

Tomas Cormack

Feliz Miércoles y mucho ánimo.