Esta es la canción que canto,
cada mañana al despertar,
para agradecerle al Cielo,
la gentileza de un nuevo día.

Es decir de una nueva oportunidad.
Porque siempre se puede
empezar de nuevo.

En una eternidad siempre
se puede empezar de nuevo.

Y esto es tan cierto,
como que el paraíso
no está perdido sino olvidado.

Facundo Cabral

Feliz Miércoles y mucho ánimo.