Cuando te lanzas
al vuelo sin miedo,
juegas a la locura,
casi sin darte cuenta.

La complicidad se convierte,
en mandamiento
y el viaje en inolvidable.

Feliz Martes y mucho ánimo.