Si eres feliz, Sonriele a la vida,
si eres feliz, acogelá, adoralá y
aprecialá como si fuera
rotundamente tuya.

Si eres feliz, solo dí que no te falta
nada; simplemente disfruta y apropiaté
de ella como si vieras a Dios, a un
cuerpo manantial, metido
dentro de tu corazón.

Feliz Domingo y mucho ánimo.