Os deseo, hoja de mi árbol,
paz, amor, salud,
suerte y prosperidad.

Simplemente porque cada persona,
que pasa en nuestra
vida es única,
siempre deja un poco de sí
y se lleva un poco de nosotros.

Habrá los que se llevarán mucho,
pero no habrán de los que
no nos dejarán nada.

Esta es la mayor responsabilidad
de nuestra vida
y la prueba evidente
de que dos almas,
no se encuentran por casualidad.

Feliz Martes y mucho ánimo.