Si la vida es un barco,
que las tormentas las pasemos,
luchando y no callando,
que el mar nos golpee,
pero no nos derrote.

Que los deseos sean jarcias,
los sonrisas timón,
las caricias mástil,
y al pasar las nubes negras,
nos encuentre el sol,
cansados pero vivos.

Si la vida es un barco,
te invito a navegar por ella
acompañado de sueños,
luchas, ilusiones,
sonrisas y deseos.

Te invito a sentir el viento que mueve mis velas.

Adolfo Suarez

Feliz Domingo y mucho ánimo.