Consuelo de los pesares,
bailaora sin igual,
no bien pisas el tablao,
tu cuerpo empieza a vibrar,
y en un requiebro sin par,
tú nos dejas sin aliento.

Horacio Lujan

Feliz Miércoes y mucho ánimo.