Llama
que por morir más pronto se levanta,
flotas entre las brasas de la danza.
y te arranca de ti,

Al principiar,
un salto tan esbelto
que el sitio en que bailabas
se queda sin atmósfera.

Era el momento,
ese que, cómplice, respira,
calcula, tiende las manos,
nos traspasa y se rompe.
y no lo detuvimos.

Feliz Domingo y mucho ánimo.