Aquella música con la crecí
es sinónimo de libertad,
en sus suaves y penetrantes
movimientos esconden
sabiamente la frescura
que lentamente conduce a seducir.

El aroma de sus notas
que se funden en ritmos finos,
desbordantes, enfatizan
cada uno de sus sonidos.

Te transportan a mundos inimaginables,
poco a poco
pueden atrapar no solo tu cuerpo,
sino tu alma,
haciéndote perder la sensación
de ser de este mundo.

Feliz fin de semana y mucho ánimo.