BULOS » MADE IN PODEMOS »

En el debate de investidura, Pablo Iglesias traspasó todas las líneas rojas de la decencia democrática al señalar como «enemigos» del nuevo Ejecutivo de PSOE y Podemos a jueces, empresas y medios de comunicación críticos.

Y no tardaríamos en asistir a los primeros compases de la ofensiva contra quienes no hacen seguidismo del oficialismo, diseñando cortapisas a la libertad de expresión e información en este estado de alarma como las reconocidas por un general de la Guardia Civil cuando admitió la orden de rastrear noticias para minimizar «el clima contrario» al Gobierno.

Desde Moncloa se defendieron entonces justificando la mordaza y la censura en la necesidad de acabar con los bulos. Y mientras decían eso, Podemos, uno de los dos partidos que sustentan el Ejecutivo y que tiene la obligación de defender el régimen de libertades que consagra la Constitución, se dedicaba a montar una web de bulos para difamar a sus enemigos. Es el manual del populismo chavista.

Estamos ante un hecho de extraordinaria gravedad que exige la inmediata depuración de responsabilidades. Y los socialistas, con Pedro Sánchez a la cabeza, no pueden callar ante esta tropelía salvo que quieran convertirse en cómplices.

Al frente de ese portal, denominado La Última Hora!, que lleva semanas funcionando como una web fantasma, está la ex asistente personal del vicepresidente Iglesias.

Y no ha dejado de difundir mentiras y calumnias contra medios y personalidades de distintos ámbitos.

Hasta Ramón Espinar, ex miembro de la formación morada, tachaba de aberrante esta «web de intoxicación» gestada, y esto es lo más grave, en la misma Moncloa.

El Mundo