BUTIFARRAS SEPARATISTAS

El esperpéntico espectáculo ofrecido por el separatismo catalán en el Parlament no solo ha violado la Constitución sino que se ha ciscado en las propias leyes catalanas, en su Estatut, en sus propias normas y reglas, en los derechos de los diputados y en todo aquello que impidiera su objetivo. Un Golpe, en suma, contra la Democracia. Hay sido una jornada bochornosa, de vergüenza, de una zafiedad obscena y jamás contemplada en ningún parlamento democrático ni de España ni de Europa.

Un acto bananero, con olor a dictadura y a Maduro, que en frase de alguien absolutamente en las antípodas de un pensamiento derechista como Coscubiela : ha dinamitado toda la legalidad catalana”. La ha volado, la ha dejado reducida a escombros, se ha “autoaplicado” en cierto modo el art 155 para hacerla estallar y proclamar una república Catalana cuyos ratios y garantías democráticas son muchos más exiguos que la República Independiente de Ikea.

Un astracanada, una burla, un insulto al Estado de Derecho, a las leyes, a las instituciones, a los fondos y modos democráticos. Un butifarraza separatista y delirante, en quien se proclama avanzado y progresista y asoma como una satrapía bananera. Todo ello obscenamente exhibido en un solo día y como colofón y primer paso también de lo que el secesionismo esta dispuesto a llegar a cabo.

Contra su propio Estatut, contra sus propias normas, negándose incluso a leer, si ¡a que se leyera!, el dictamen jurídico de sus propios letrados, publicando su felonía de manera clandestina ante la negativa del secretario general del Parlement y del letrado mayor a hacerlo, pues como tales no pueden rubricar lo que es una ilegalidad flagrante, pisoteando su propio precepto de su propio Consejo Consultivo, atropellando todo derecho, el primero el de los diputados, impidiendo groseramente hasta las enmiendas a la totalidad, ahorcando cualquier oposición y debate.

Así lo han hecho y así han quedado retratados. Como quedaron el otro día en esa envilecida, por ellos, manifestación que en vez de condenar al terrorismo y hacer homenaje a las victimas, por insultar a España, a su Rey, a su gobierno y a sus ciudadanos, a quien insulto fue a los muertos.

Ayer a quien han insultado ha sido a la Democracia. Con ese Golpe contra ella y contra todos nosotros, lo que pretenden ahora y para el día 1 de Octubre es como objetivo es el expropiarnos nuestra soberanía, robarnos y apoderarse de nuestros derechos y de nuestro voto, autoproclamarse ellos únicos y exclusivos amos y establecer en aquel territorio un cortijo nacionalista, caciquil y autoritario. Lo que han dejado ya patente es que le da igual como y que nada les importa aplastar y destruir todo con tal de lograr sus fines. Y ello es, quizás, lo que resulte lo único positivo de lo acaecido. Su propia butifarraza les inhabilita ante los ojos democráticos del mundo y de Europa.

El Gobierno español ha sido, y ha hecho bien, prudente. Ahora ya, consumado el desatino, conculcada la legalidad ha de ser firme y contundente. Ahora hace falta coraje, valentía y templanza. Al gobierno y a los partidos nacionales que en este momento han de tener un sentido y una responsabilidad que es de Estado y que se esta viendo, con plena decisión en Ciudadanos y de manera muy esperanzadora en el PSOE.

Por el contrario Podemos está ofreciendo la más penosa y mendaz de sus caras. Ayer lamentable. Primero votando en la mesa con los separatistas, luego aparentemente criticándoles, Coscubiela con verdad y dureza, otros de mentirijillas, para acabar absteniéndose pretendiendo hacer de Pilatos pero en realidad quedando como Cagancho.

Que así esta quedando Pablo Iglesias, a quien no le da la mano para sujetarse a la vez los pantalones y la careta, cómplice en hechos y en las cenas del separatismo, trapacero y cobarde políticamente, medroso en decir lo que hace sin atreverse siquiera a exponer con claridad lo que piensa y pretende. Porque sabe que es una traición de “lesa ciudadanía”. Con ello Podemos se está invalidando para un futuro en España. No puede tenerlo quien traiciona al pueblo español en este trance y quien apoya a quienes pretenden saquear y aplastar su soberanía que “reside en el pueblo español” y que no puede ser ni troceada, ni manipulada a su antojo ni por el ni por sus compinches de cenas y sediciones. Aunque Iglesias intenta que no se le vea.

Antonio Pérez Henares

viñeta de Linda Galmor