CABALGATAS: LO QUE NO SE DEBE POLITIZAR

Estamos seguros, querido lector, de que Sus Majestades de Oriente habrán pasado ya por su casa. Claro que no nos extraña que les hayan entrado ganas de pasar de largo de España el próximo año. No lo harán, porque han demostrado mucho talante estos últimos 2.000 años. Pero bien merecido lo tendríamos en un país donde la politización de las cabalgatas es cada vez más insufrible.

En Cataluña, las organizaciones independentistas han vuelto a aprovechar un evento de especial ilusión infantil para hacer política y tratar de sustituir la magia por lazos amarillos en apoyo de los mal llamados presos políticos.

Y en otros lugares, ahí están los intentos de diferentes partidos, en especial de Podemos, de confundir una tradición con gran peso cristiano con marchas para reivindicar causas como el orgullo gay o la igualdad. En fin, qué aguante el de los Reyes Magos.

El Mundo

viñeta de Linda Galmor