Dr. Carballo en el programa “Informe covid” de Iker Jiménez: “Lo que ha hecho el ministro de Sanidad a Madrid es una canallada”

Canalla. 1. Gente baja, ruin. 2. Persona despreciable y de malos procederes (RAE)

Canallada. Dicho o hecho indigno y ruin, propio de un canalla  

Desgraciadamente para España y los españoles, el objetivo del gobierno de Sánchez es salir vivos de la pandemia y sacar réditos políticos de ella en un ejercicio de miseria moral sin precedentes, cuando sobre la mesa del despacho de Pedro Sánchez hay 53.000 muertos. Es miserable el objetivo, pero está acorde con los políticos que gobiernan España.

Una canallada es todo lo que este gobierno está haciendo desde el minuto uno en el que el covid nos colonizó; una canallada con el objetivo único de sacar réditos políticos de la pandemia que nos asola. Lo último es el intentar aprovechar las muertes, los contagios y los ingresados en la comunidad de Madrid, hacer uso de ellos, utilizarlos para echar a Ayuso de la presidencia. Que no se puede ser más miserable.

La mezcla hedionda de IU y Podemos, socios de Sánchez, en un ejemplo más del talante canallesco con que nos gobiernan, en el ayuntamiento de Zaragoza ha intentado en dos ocasiones salvar al soldado Simón y elevarlo a los altares; de esa forma, al calificar de excelente su nefasta gestión sanitaria, también calificaban de excelente la de Pedro Sánchez.

Hay que ser desvergonzado y vil para proponer a Simón a hijo predilecto de Zaragoza y a la medalla de oro de la ciudad. Si lo hubieran logrado, esos nombramientos también serían mérito de quién nombró a Simón, es decir, Pedro Sánchez.

La jugada, orientada a blanquear a Simón y de corrido a su jefe Pedro Sánchez, y apuntarse un tanto en el haber de su pésima gestión no estaba mal; todo lo contrario, estaba muy bien dirigida a obtener réditos políticos que le permitan salir vivos (politicamente) de la pandemia tras  una gestión que ha dejado hasta ahora 53.000 muertos sobre la mesa del despacho de Simón y de Pedro Sánchez y que nos está goteando inmisericorde día tras día con más muertos y muchos más contagiados.

Afortunadamente, el ayuntamiento de Zaragoza ha votado en contra de esos nombramientos que pretendían esas mentes perversas de quienes ni les importan los muertos, ni los contagiados, ni España, ni los españoles, sino tan solo medrar a cargo de los impuestos de todos nosotros que les pagamos estúpidamente el no dar un palo al agua.

Desde el minuto uno en que este virus descarado y pendejo empezó a colonizarnos, el objetivo de este gobierno de pesadilla  no ha sido vencer a la pandemia, sino sacar todos los beneficios políticos que pudieran, tal es su talante canallesco; y para eso y desde el inicio, Pedro Sánchez y sus consejeros encabezados por el Rasputín de la Moncloa, Iván Redondo, todas las semanas, con caras beatíficas y gestos inocentes, nos asaetaban con mantras y más mantras que duraban el tiempo en que inventaban el nuevo mantra para mantener entretenidos al personal y que no reparara en la procesión de muertos, contagiados, ingresados en los hospitales y en las UCIS, a más del desastre económico que nos va a arruinar.

“El Kitchen”, el enfrentamiento entre el gobierno de Sánchez y el de Ayuso, la “malísima” gestión sanitaria de la comunidad de Madrid que nos quieren hacer ver, el ataque continuado al rey y al CGPJ, son los últimos mantras que se esparcen por España a través de los medios de comunicación a las órdenes del gobierno y de los lameculos de periodistas, tertulianos, presentadores, intelectuales y toda esa caterva de especímenes humanos vendidos al gobierno Sánchez de mala manera que trabajan para él en posición genuflexa, mientras los verdaderos problemas que asolan el presente y ennegrecen el futuro de España y los españoles, muchos de ellos debidos  a la mala gestión de un gobierno más pendiente de mantenerse en el poder y salir vivo de este desastre sanitario, se ocultan.

Al gobierno, esa secta al frente de la cual está Sánchez, no le interesa la pandemia si no es para salir lo mejor parado de ella y poner su gestión en la columna del haber. Es triste, pero es así, porque si no fuera así, España no presentaría las cifras más vergonzantes de Europa y del mundo en la gestión sanitaria para vencer al coronavirus.

Manuel del Rosal ( El Correo de España )