ESA ESTRELLA QUE PESA TANTO

isabelpantoja

ESA ESTRELLA QUE PESA TANTO

Ayer lunes, televisivamente era la víspera de uno de los acontecimientos más esperados en años: la primera entrevista a Isabel Pantoja. Prefiero las vísperas porque la foto fija no te deja espacio a la especulación. Desde el día que salió de la cárcel definitivamente se ha afirmado, asegurado y confirmado que «¡Hola!» sacaría la gran exclusiva donde lo contaría todo. El precio de las citadas declaraciones también estaba tasado: 600.000 euros. Lo valían sin duda. Isabel no solo vendería la revista en España, desde México hasta Argentina y en bastantes lugares de USA el interés en los quioscos estaba asegurado.

Pero no se acertó. Se comentaba como con un gran trabajo, al tiempo que costoso, salvo la presentación en un pequeño aforo, no lo paseaba por los grandes circuitos de promoción de la música, que como seguía encerrada en Cantora. De pronto, la sorpresa. Reaparece mediáticamente en «El Hormiguero». Hace bien, primero es el mejor de los vehículos posibles; segundo, ella va a presentar su nuevo disco y como es un programa muy abierto habrá todo tipo de preguntas. Pero el fondo es una charla de promoción, como hacen todo tipo de artistas de todos los géneros, incluidas las grandes estrellas internacionales.

Al parecer, el programa –de forma extraordinaria– no se realizará en directo. Se habría grabado en la mañana del mismo lunes. Seguramente sería una exigencia de la artista, que de esta forma podría supervisar cualquier detalle que considerara poco conveniente. La exclusiva merecía ceder, sin contar que ya no es solo un programa el que se luce sino «Antena 3» si la audiencia es brutal, como se espera. El récord de «El Hormiguero» lo ostenta la otra Isabel, la Preysler, con 3.900.000 de espectadores. Sería la cadena más vista en España en el mes de enero. Mañana la especulación no tendrá sentido, se abrirá el tiempo de la crítica y la interpretación de lo que diga Pantoja, incluso de las miradas, las risas, incluso las lágrimas, si las hay. En resumen, un gran espectáculo.

Enrique Miguel Rodríguez ( La Razón )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*