” OT ” LA MÁS ÚTIL BASURA DE TELEVISIVA

cantantes

” OT ” LA MÁS ÚTIL BASURA DE TELEVISIVA

La televisión de cada país emite tanta basura como basura deben soportar los espectadores para mantener la ficción electiva que el sistema democrático necesita. A la vista del éxito de Operación Triunfo podemos presuponer que en España andamos cortos de cultura política y necesitamos alimentar a los ciudadanos con una ración extra de eso que llamaba Gustavo Bueno “papilla democrática televisiva”.

En su ya clásico Telebasura y democracia, un texto publicado hace quince años por Ediciones B, exponía el filósofo que el “ocio democrático” resulta ser “tan básico como el trabajo. Porque este ocio conforma al individuo libre (elector) como consumidor libre con opiniones propias (aunque no tan originales que hagan imposible las predicciones demoscópicas). Y por ello”, concluía, “lo que la democracia habrá de prohibir no es el ocio, sino el ocio que disminuya las capacidades del consumidor sostenible (tal sería el caso de las drogas destructivas)”.

Nuestro tiempo de trabajo, el de la producción, es ahora casi residual para la creación de valor con respecto al tiempo de la reproducción, es decir, el del ocio. En éste no sólo se recupera la fuerza de trabajo, o sea, el cuerpo. También se amoldan, gracias a la televisión y a internet (el más democrático y por tanto más destructivo medio) nuestra subjetividad e identidad. Y a la vez, generamos valor a través del consumo. Somos más útiles para el sostenimiento del sistema cuando no trabajamos que cuando lo hacemos.

La eficacia de OT, sin embargo, es mayor aún que la de otro concurso televisivo. Contribuye, sí, a mantener la ficción del espectador libre que juzga y vota y al votar consume. Y refuerza la idea esencial de que consumo y democracia son indisolubles. Pero además, el ciudadano toma conciencia de la inutilidad del saber, del conocimiento. Para alcanzar el éxito basta un curso de tres meses en una supuesta academia. Luego, una canción cursi, como en otras basuras similares un plato de cocina evanescente. Todo sin esfuerzo. Sin estudio. Democracia, consumo, ignorancia.

OT es basura en la medida en la que nuestras conciencias lo son también. Pero la basura, como explicaba Bueno, no puede barrerse sin correr el riesgo de eliminar, con ella, a nosotros mismos.

Fernando Palmero ( El Mundo )