CARA DEMAGOGIA ANTE LA CRISIS

La situación de la economía debería ocupar buena parte de esta campaña, porque las perspectivas son cada vez más preocupantes.

El Fondo Monetario Internacional ha sido el último en trazar un panorama negro para el cuadro macroeconómico español, pronosticando un frenazo gradual que se traducirá el año que viene en la práctica paralización de la creación de empleo.

Pero en vez de atender a estos avisos, Pedro Sánchez sigue empeñado en imitar las peores recetas de Zapatero.

 Sus promesas electorales pasan por disparar el gasto en el peor contexto posible. Entre subidas de pensiones, subsidios para mayores, permisos de paternidad y aumentos de la paga a los funcionarios, la carísima demagogia de Sánchez se cuantifica en unos 5.400 millones.

El Mundo