CARISMA SOBREVENIDO

«Esto debe de ser el carisma: fíjate que hasta parece más alto». Moreno Bonilla no es de baja estatura pero uno de sus compañeros de partido se permite el sarcasmo ante la cola de invitados a la toma de posesión que aguarda para darle al nuevo presidente andaluz la enhorabuena y un abrazo. «La verdad es que estos días ha crecido incluso como orador parlamentario. Pero mira toda esa gente del besamanos: la mayoría despreciaba su liderazgo y algunos hasta le decían que tenía apellidos de árbitro.

El poder, amigo, que obra milagros, hasta el de juntar aquí a Mariano, Soraya y Casado. Eso hay que reconocérselo a Juanma, que no haya renegado de quienes lo pusieron al mando y lo sostuvieron tras los primeros fracasos. A propósito, ¿tú has visto por aquí a Albert Rivera o algún líder nacional de Ciudadanos? Lo digo porque, que sepamos, el Gobierno de la Junta va a ser paritario y el pobre Juan Marín está más bien desarropado. Sus jefes han debido de considerar que éste no es su acto…».

«Ése puede ser un problema: que Cs no acabe de creérselo. Que no se sienta cómodo en coalición, que se vea en un papel subalterno. Y no sólo por Vox, sino por falta de convicción en lo que están haciendo. Yo creo que si hubiese sido por ellos se habrían quedado fuera, apoyando el programa común desde el Parlamento, pero saben que su electorado no lo iba a aprobar y no podían permitirse ese riesgo.

Se les ve poco satisfechos. Supongo que será cuestión de tiempo y que en cuanto se sienten a gobernar se les encajará el cuerpo. Entre otras cosas, porque no van a tener más remedio y porque, les guste o no, ya están bajo el fuego del PSOE y Podemos. Nada cohesiona más que un enemigo externo».

«En estos casos es fundamental el peso del partido, y el del PP es mucho mayor por historia, por implantación, por costumbre… y por clientela, sería absurdo omitirlo. En Cs están buscando gente fuera para ocupar puestos decisivos. El problema de Juanma es distinto: tiene que mantener un cierto equilibrio interno a la hora de reclutar el equipo.

Ten en cuenta que había sectores, incluso provincias, que no lo han reconocido, y que hasta hace nada pretendían pasarle factura por su sorayismo. Las vueltas que da la vida: hoy se presenta en la Convención nacional como uno de los principales activos. Y a Susana, ya ves, los suyos le están enseñando la puerta y afilando los cuchillos. Por cierto, que Marín se queja de que le ha retirado el saludo después de haber estado tan bien avenidos…».

Ignacio Camacho ( ABC )