Carlos Herrera advierte a Rajoy de que ni se le ocurra traicionar al millón de personas que abarrotaron Barcelona.

«Ayer vivimos un día de rebeldía cívica, un clamor. Fue el grito de un país que quiere seguir unido. El grito de un país que no está dispuesto a perder su futuro por la ensoñación soberanista de los que no quieren saber nada con los demás. Que no están dispuestos a quedarse solos en la mitad de la nada. Que no quieren perder la jubilación ni sus ahorros. No quieren una Cataluña en la que pasan a ser ciudadanos de barracón, agazapados detrás de los muros del exilio interior. Alguien me escribía desde Barcelona: «Aquí hay partido todavía».

«La pregunta es: ¿tiene preparado el Gobierno la respuesta si mañana [martes 10 de octubre] Puigdemont da el paso?  La política no puede traicionar al millón de personas de ayer. Porque desde hacía mucho tiempo que el Estado no estaba en Cataluña, y no habrá más remedio en aplicar artículos como el 155 aunque no sean fáciles».

«Y oigan: la útima vez que Cataluña se declaró independendiente, el Betis ganó la Liga. Así que ahora, Puigdemont, mi alma, no te vayas a rajar».

Periodista Digital