CARTA A PABLO IGLESIAS

Hoy te voy a escribir a ti… únicamente a ti Pablo.

Tuve la suerte de vivir una juventud en la que daba igual si votabas a unos o a otros. Nadie te preguntaba, y si lo sabían, nadie te odiaba por ello.

También viví una época en la que para todos, portar la bandera de España era símbolo de celebración o de orgullo, como ese mundial que ganó la selección Española de Fútbol hace diez años, y después la Eurocopa.

Nadie te recriminaba nada.

Podías portar la rojigualda con total orgullo y libertad. Podías votar a PP, a Izquierda Unida o a Psoe y todos te respetaban. Y los asesinos eran eso, asesinos…

Hace 23 años que se asesinó a Miguel Ángel Blanco. De rodillas. De un tiro.

Mientras toda España manifestándose en Ciudades, pueblos, avenidas… suplicando que no lo mataran. ¿Y sabes Pablo? Ahí habia votantes de todos los partidos, porque antes de que tu aparecieras teníamos mucha más humanidad que ahora. Y daba igual a quien votaba el vecino. Los principios y las vidas estaban por delante.

Luego apareciste tu, podemos, monedero, Irene, Echenique… y de repente aparecieron palabras que yo solo había oído en el colegio y como parte de mi educación, no como adjetivo calificativo hacia ninguno de mis vecinos. Facha, comunista, rojo…

Es más, Franco llevaba muerto y enterrado años. Nadie hablaba de el. Y de repente apareces tu, y se empezó a hablar de Franco, fachas, muertos… por todos lados.

Los que no han conocido la realidad que yo viví con 20 años, donde todos votábamos y convivíamos con total armonía… hoy destrozan ciudades cuando no les gusta un resultado electoral, destrozan mobiliario urbano… y eso antes no pasaba.

Eso, querido Pablo, se lo has inculcado tu.

Porque tu y los tuyos, solo habéis venido para resucitar problemas, odios y vivir a cuerpo de rey mientras podéis joder al de abajo.

Porque antes de que tu aparecieras había Respeto por los demás. Porque antes de que tu aparecieras, la política era política, como la que hacía la derecha y como la que hacía el gran Julio Anguita… política respetando al rival. Porque los políticos son rivales Pablo, no son enemigos como tu has acabado haciendo… enemigos de todos lados.

Te has convertido en todo lo que criticabas y lo peor es que tus cachorros podemitas, con la cabeza comida por tu desfachatez, defienden que hagas todo lo que criticabas.

Que pena que te gusten las multitudes ignorantes, porque sabes que con una pizca solo de inteligencia, nadie te va a votar. Haciendo ignorante al pueblo y adoptando medidas populistas te votan Pablo, y lo sabes.

Pero parece ser que la España que yo conocía, está despertando. Y te vas a cagar. Prepárate Pablo, lo de Galicia y el País Vasco solo ha sido el comienzo.

Vamos a por vosotros… por haber roto la armonía, el respeto , la convivencia y la paz del pueblo Español.

Por favor, cierre la puerta al salir.