CARTA DE ANDY MORIEDILLOS A GABRIEL

Mamá, estoy bien, pese a que estés muy triste, sé que tu primer pensamiento es que no lo merecía y es cierto, no lo merecía. Tienes toda la razón, pero no quiero que pienses que somos los perdedores de esta historia, porque he vencido, mamá, aunque el precio para vosotros haya sido muy alto, he vencido y estoy feliz en un lugar donde nunca jamás nadie podrá hacerme daño, he vencido mamá porque nunca la bruja del cuento pensó que un pez tan pequeñito fuera a plantarle cara, he sido valiente, mamá, aunque mi cuerpecito es pequeño, digo pequeño en comparación con mi corazón y mi valentía, nunca pensé que fuera tan poderoso, mamá, pero lo soy y he ganado, os he enseñado la verdadera cara de un alma oscura, he rescatado a papá de las fauces de la bruja, he podido romper ese hechizo que nunca nadie pudo romper, por que soy mágico, mamá, por más que hayan querido esconderme brillo, mamá, he conseguido que papá y tu estéis mas unidos que nunca, no creáis que no os he visto agarraros las manos como nunca, he ganado mamá, y soy invencible, invencible y eterno, soy eterno en el corazón del mundo, en vosotros que sois yo mismo y en la mente de la bruja malvada que siempre me verá en sus sueños y cada vez que intente ser feliz, mire a un niño o al suyo propio si alguna vez consigue que alguien vuelva a amarla.

Soy un guerrero, mamá, aquí donde os estoy esperando a todos, tengo una armadura dorada y brilla mas que el sol, porque yo soy el sol, el que os alumbrará siempre en los días mas difíciles, soy el encargado de iluminar la mirada y el corazón de todos los que aún vivís ahí, en ese lugar hostil y lleno de maldad, para que caminéis lo más felices posible hasta mi reino de hadas, donde nunca entran brujas malas, ni personas con el alma contaminada, solo vosotros, mamá, las personas como tú o como yo.

Hay una princesa en este reino, se llama Marta y es muy bonita, mamá, tiene un hermoso castillo desde el que podemos ver el mar, me cuida mucho porque dice que me comprende muy bien, bajamos todos los días a la playa y hacemos en la arena pescaditos y castillos, pero estos castillos no se los lleva el mar, ni los pescaditos se deshacen con las olas por que queremos que todos veáis lo bonitos que son, Marta me dice que no estéis tristes, que allí solo somos piel pero aquí somos solo lo que importa, somos alma, almas limpias, grandes y todos un día dejaremos de estar allí para venir aquí, menos las personas malas que siempre estarán atrapadas en sus remordimientos. Mamá, descansa, hemos ganado y lo he conseguido yo solo, siendo un pescadito tan pequeño, sois libres papá y tú porque ya no hay personas malas tan cerca de vosotros.

No os soltéis las manos por que es cuando más brilla mi armadura, sí, la del guerrero, la del príncipe que con su luz alumbro el camino de la verdad y dejo al descubierto el odio, la maldad y la mentira, mamá nos volveremos a ver y te enseñaré todos los pececitos que dibujo en la orilla del mar, mamá, hemos ganado, mamá, hoy he vencido a la oscuridad.