Carta a mi hermano, alcalde independentista: “Ser español es un honor, ser catalán es un orgullo”

“Carta a mi hermano

(Alcalde separatista catalán)

Tienes todo el derecho a ser separatista, no seré yo quien te impida que lo seas, pero me permitirás que te recuerde algunas cosas(…)”

Así comienza la carta de Juan Antonio Llopart, ex líder del Movimiento Social Republicano (MSR), a su hermano, Jordi Llopart (PDECat), alcalde de la pequeña localidad de Creixell. Una carta que Juan Antonio decidió escribir el 16 de septiembre (la publicó dos días después) “al ver la concentración de más de 700 alcaldes catalanes, entre ellos mi hermano, en el Palacio de la Generalitat, en apoyo al referéndum”, explica Juan Antonio a EL MUNDO.

Su misiva, publicada en su perfil de Facebook, ha sido compartida más de 8.000 veces y cuenta con más de 1.700 comentarios. En ella, Juan Antonio intentan desmontar el ‘sí’ de su hermano al 1-O recordando dónde se criaron y en qué valores les educaron sus padres. Recordando la pegatina que su padre llevaba en su Ford Fiesta: “Ser español es un honor, ser catalán es un orgullo”. Recordando el entierro de su padre y la “bandera nacional” que cubría su féretro. Recordando el ‘recordatorio’ que se repartió en catalán, “escrito por él mismo, en la lengua que tanto amaba…”

“…En el seno de una familia catalana, cuya lengua era el catalán y que amaba su tierra”, le recuerda Juan Antonio a Jordi. “Te acordarás, tú más que yo, pues eres seis años mayor, todos los viajes que hacíamos con nuestros padres por pueblos y villas de Cataluña, visitábamos todos sus rincones, sus plazas, sus iglesias, sus monumentos; te acordarás de las muchas visitas al monasterio de Poblet, de Santes Creus, a Montserrat… y recordarás que en catalán siempre nos enseñaron a amar a España”.

¿Pero qué llevó a Juan Antonio escribir esta carta y hacerlo en una red social? Juan Antonio reconoce que “en ningún momento” pensó que su carta, cuyo objetivo era que la gente que le lee “supiera de una realidad que se vive en Cataluña”, pudiera tener tal alcance. “Pensé que podía transmitirla contando una vivencia familiar, que me consta no es la única”.

Y es que como Juan Antonio refleja en su carta la diferencia ideológica entre los dos es una realidad patente y latente en muchas familias catalanas. “Tú nunca has tenido mis ideas políticas, pero sé que tú no eras separatista, ¡que te han hecho separatista! En nuestra casa viste el ejemplo de cómo gestionar lo público, siempre con sentido común y responsabilidad, tu abuelo, también alcalde, te lo decía. Un mal gobierno de la nación -o muchos- no te pueden no hacer ver, también, un mal gobierno de la Generalitat catalana. Aquí nadie se salva”.

“Lo que está ocurriendo ha dividido al conjunto de la sociedad catalana y ha dado lugar a situaciones que crean crispación, no hay ‘revolución de las sonrisas’, muchas sonrisas se han pagado por tristeza, afirma Juan Antonio, el cual reconoce que no lo ha hablado con su hermano, pero que sí sabe que la carta, en la que se agarra a su madre, “que ya sabes lo mal que habla castellano”, y al recuerdo de lo que les ensañaron sus padres, para denunciar que “el separatismo a dividido Cataluña… y ha dividido familias”, sí ha calado en el pueblo donde su hermano es alcalde, según asegura.

Y también en su madre, la cual “ha llorado”, porque “ella ha vivido todo lo que describo en la carta”. “Nos quiere a los dos y, como así es y será, no quiere que la política nos enfrente.

Juan Antonio confiesa que hace tiempo que los dos hermanos no hablan de política y que él respeta “profundamente” a su hermano y que pese a la enorme diferencia que hay entre los dos, ideológicamente hablando, “le he votado en las elecciones municipales, es un buen gestor, quiere lo mejor para nuestro pueblo y está entregado a todas horas a sus funciones como Alcalde”.

“La última vez que hablamos de política le comenté que CiU había cometido un gran error y que ERC se la comería, y así ha sido”, sentencia Juan Antonio ante nuestras preguntas, al igual que sentencia en su carta que no olvida “que siempre has esta ahí, en tu papel de hermano mayor”.

Pero Juan Antonio, probablemente al igual que Jordi, tampoco olvida “lo que hemos vivido y aprendido”. “En Cataluña siempre ha habido separatistas, pero nunca los suficientes para crear un serio problema a nuestra soberanía nacional, sólo con la crisis han logrado ‘reclutar’ a una parte importante de la población. El separatismo ha sabido tener paciencia”, relata Juan Antonio, que se muestra especialmente duro con esto, “con ello han conseguido crear el clima propicio para sus intereses”.

“Pero los sentimientos también los tenemos los que queremos a Cataluña y al resto de España juntos. Amar Cataluña, a su lengua, a sus tradiciones, no es incompatible con amar a España”, explica a EL MUNDO, al igual que intenta explicar a su hermano durante toda la carta y al igual que la finaliza:

“…El día 1 de octubre no me esperes ante ninguna urna, nuestra Historia común, como nos enseñaron, no se vota, se ama y se defiende.

Tu hermano, que te quiere”.

Juan Antonio no sabe si convencerá a su hermano, “pero sé que él aprendió lo mismo que yo de nuestros padres, sé que él no era separatista, que se puede -y debe- defender la catalanidad sin dividir, que cada uno seguiremos teniendo nuestras ideas con tolerancia, y sé que nuestra familia permanecerá unida”, insiste y espera.

Esther Mucientes (El Mundo )