CARTA DE UNA HIJA DE UN POLICÍA A SUS COMPIS DEL COLEGIO

Una niña hija de guardia civil ha dicho lo siguiente a sus compañeros de clase: “Pase lo que pase, tratadme como siempre me habéis tratado, porque somos compañeros”. Su padre cuenta que, en la escuela, el profesor les proyectó hace unos días un vídeo donde se veían cargas policiales… en una ciudad de Venezuela.

Empieza el texto diciendo que no quiere hacer cambiar a las personas su opinión: “Vale, antes de empezar me gustaría dejar unas cosas claras, con esto que ahora os voy a contar no pretendo que nadie cambie ni de creencias políticas ni nada, ni abrir ni causar ningún tipo de problemas ni debates en la clase, es tan sólo que ya llevo unos días mal y creo que decir esto me irá bien”.

En el cuartel de Sant Andreu de la Barca viven alrededor de 300 familias. Estos días denuncian que están recibiendo actos vandálicos: les tiran huevos y les increpan a las puertas de su casa. “En mi casa llevamos unas semanas difíciles, muy difíciles, cada día cuando entro o salgo de casa veo todo el cuartel lleno de coches y cuando lo veo no me puedo creer que sea mi casa”, continúa Carolina en su carta.

Dice que su padre, al igual que el resto de “guardias civiles, policías y mossos, no tiene la culpa (…) la culpa es de los políticos en general no sólo de unos o de otros”, y añade que los policías sólo “hacen su trabajo”. También tiene palabras para valorar las cargas. Insiste en que la policía no actúa “para hacer daño”, y que lo hace para “defenderse”.

Carolina afirma que Cataluña es su tierra también, igual que la de todos: “A mí muchas cosas me hacen daño”. En la parte final de su carta se pregunta cómo acabará todo y que quizás se marchará de esta tierra: “Por favor, pase lo que pase tratadme como siempre me habéis tratado, porque somos compañeros”.

El Español