CAUTELA, MEMORIA, MIEDO Y RESPONSABILIDAD

Enésimo llamamiento a la responsabilidad individual. Cada uno de nosotros podemos liarla muy parda. Así que mascarillas, higiene, distancia y sentido común. Y si las autoridades echan una mano, miel sobre hojuelas. Seamos conscientes de que la primera responsabilidad, en esta etapa del coronavirus, es nuestra. Tuya y mía. Del temporero y del turista. De nuestros hijos y por nuestros abuelos.

La Generalitat catalana ha ordenado el confinamiento de la comarca del Segriá (Desde Lérida, capital incluida, hacia el sur hasta la franja de Huesca) desde este sábado por la tarde. «Es un paso atrás para protegernos y controlar el rebrote», ha dicho el ¿presidente? Quim Torra.

Me pongo en el lugar de cualquiera de esos más de 200.000 paisanos afectados. Tras lo vivido, lo confinado y lo fallecido, otra vez el encierro. Ahora comarcal. El confinamiento domiciliario es muy relativo, pero no podrán juntarse más de diez personas, ni en espacios públicos ni privados. Me imagino el miedo de esos mayores.

La consejera de Salud, Alba Vergés, ha advertido que los datos epidemiológicos del Covid en el Segriá son «muy superiores» al resto de Cataluña, pese a que ayer aseguró que el confinamiento no estaba sobre la mesa. La verdad es que estamos tan acostumbrados al «donde dije digo… digo Diego» de cualquier político, que ya nos da lo mismo.

Quiero pensar que hemos aprendido mucho. A base de muertos. Y que nuestros héroes saben tratar, reaccionar y prever. A la vez que ya pueden protegerse. Quiero pensar que cada día que pasa estamos más cerca del tratamiento y de la vacuna. Pero como no ha llegado ni lo uno ni la otra, hasta entonces, responsabilidad individual, autocuidado, autocontrol y solidaridad.

PD: Este brote -que no rebrote- debe servirnos para recordar. Porque no debemos olvidar lo vivido, lo sufrido y lo muerto. No podemos olvidar nuestro récord mundial de fallecidos por número de habitantes, ni los sanitarios contagiados, ni los récords de paro y de caída del PIB.

No olvidemos que en EE.UU. la culpa es de Trump, en Brasil es de Bolsonaro, en Reino Unido es de Boris Johnson y que la culpa aquí, en España, es de la oposición y de las comunidades autónomas.

Ángel Expósito ( ABC )