CHANCHULLO DEL DINERO PÚBLICO

En dos ocasiones anteriores he escrito sobre el todavía ministro de fomento.
Pero, como no hay dos sin tres, hoy voy a hablar de los extraños “negocios” de José Luis, una de las personas más prepotentes e incompetentes del actual gobierno, “cualidades” que suelen ir anejas.

El desgobierno y malgobierno hizo caso omiso a las indicaciones de la Organización Mundial de la Salud, OMS, en el sentido de que había que hacer acopio de mascarillas, respiradores, etc., ante la epidemia del coronavirus, y cuánto esta se presentó, a primeros de marzo de 2020, nos cogió en bragas…

Pero ningún problema.

Ábalos sirve igual para un roto que para un descosido, aunque en mi opinión no sirve para nada (todo ello en términos de crítica política, que no personal, por supuesto), y “localizó” un bróker en Hong Kong, que está a solamente 10.531 kilómetros de Madrid. ¡Por lo visto, no había intermediarios más cercanos!

Ese bróker –según la prensa- le puso en contacto con ¡una “empresa” de Zaragoza, a solo 313,5 kilómetros de Madrid, que era otro mero intermediario!, quien tramitó el pedido, cobrando un montón de millones de euros, cuantías que voy a investigar por medio de la ley de transparencia…

El “comisionista” aragonés, José Ángel Escorial Senante es administración de la firma “Soluciones de Gestión y apoyo a empresas”, S. L., con sede en Zaragoza.

(Miren su foto por internet, y opinen ustedes mismos…).

Esta empresa no tenía actividad desde 2017.

La AEAT le investigó en 2017 por fraude fiscal.

En 2008 este individuo era administrador de “Delta Advisory and Management Services Limited”, y de “Arce Investment Consulting Límited, así como de Malta Capital, y creó varias empresas opacas, de las que no se sabe quién es el propietario real, en el paraíso fiscal de la isla de Malta, sociedades objeto de investigación en los denominados “Paradise Papers”.

Según la Eurocámara, este archipiélago es uno de los siete países de la Unión Europea que presentan “características de paraísos fiscales” y “facilitan la planificación fiscal agresiva”…

Resumiendo y concretando, con estos mimbres Ábalos compró ocho millones de mascarillas defectuosas, parece ser que a un precio muy superior a su valor de mercado…

El “pedido” se hizo por adjudicación directa, sin concurso alguno, y se destinó el material sanitario defectuoso, repito, defectuoso, a los empleados de tres organismos estatales:

  • El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, ADIF.

  • Puertos del Estado, y

  • Correos.

Con un par.

Confió y espero que la fiscalía, que no solo está para perseguir a los robagallinas, investigue debidamente los hechos, pues mucho me temo que aquí hay mucho que investigar y depurar presuntas responsabilidades criminales, en su caso y en su día.

Ramiro Grau Morancho ( El Correo de España )