CHINA: ENGAÑO MASIVO

El tiempo ha demostrado la conveniencia de poner en cuarentena -nunca mejor dicho- los datos sobre la pandemia que nos llegaban de esa férrea dictadura comunista que sigue siendo China.

Ahora se descubre que el número de muertos causado por el coronavirus en Wuhan es un 50% mayor del comunicado en un principio: el nuevo recuento incluye, como debe ser, a quienes fallecieron en casa con síntomas de Covid-19 pero sin haber sido diagnosticados.

Por eso causa bochorno que también algunas democracias -y España entre ellas- hayan incurrido en parecido ejercicio de confusión al desestimar muertos no diagnosticados.

Pero más bochornoso resulta que la organización encargada de ofrecer criterios universales, la OMS, no solo llegara tarde a dar la voz de alarma sino que incurriese en contradicciones y adoleciese de una incomprensible condescendencia con la gestión china de una epidemia que se convirtió en pandemia.

El Mundo