Almodóvar, “horrorizado” por el boicot a Trueba

almodovarm

Almodóvar, “horrorizado” por el boicot a Trueba

Vaya por delante que estoy en contra de cualquier boicot que se haga a nadie, siempre y cuando el destinatario sea una persona decente y honrada. Que me molestan loslinchamientos públicos, los acosos y las faltas de respeto por motivos ideológicos y religiosos. Que no puedo soportar que se crucifique a la gente por ser de izquierdas o de derechas, católicos o musulmanes, heterosexual u homosexual, o cualquier otra forma de discriminación.

Pero desgraciadamente, en este país, en los últimos años, estos ataques se producen cada vez con más frecuencia. Aquí uno se ríe en las redes sociales porque un ministro o ministra se encomienda a la Virgen del Rocío o a la del Pilar (qué hubiera pasado en España si el presidente del Gobierno jura su cargo, como hizo Obama, rezando un Padrenuestro. Cataclismo y linchamiento nacional), se blasfema sacando a la Virgen y a Jesucristo en una cabalgata por el centro de Madrid, se arremete contra los ricos, como Amancio Ortega,solo por el hecho de ser millonario, sin tener en cuenta la riqueza que ha generado en este país y los miles de puestos de trabajo que gracias a él se han creado.

Aquí ha habido muchos boicots y linchamientos públicos. Pero parece que solo uno, el que se ha hecho contra Fernando Trueba y su película “La reina de España” ha removido las conciencias de algunos, como Pedro Almodóvar, que se confiesa “horrorizado” por la “atroz” campaña.

Yo no voy a defender el boicot, pero el cineasta no puede morder la mano que le ha dado de comer, el pueblo español vía subvenciones que proceden de los impuestos que pagamos todos, y luego pretender que te pasen la mano por el lomo. A estas alturas de la vida, no.

Yo respeto profundamente que no se sienta “ni cinco minutos de mi vida español”, pero lo que no puedo entender es la incoherencia de poner el cazo para recibir unos cuatro millones de subvenciones de aquellos a los que desprecia.

En España los sentimientos, en ese sentido, están a flor de piel, y no se pueden hacer bromas. Una parte de la sociedad ya está cansada de que le tomen el pelo y, sin hacer tanto ruido como otros, le han pasado a Trueba una alta factura donde más le duele: dejando vacíos los cines.

Paloma Cervilla ( ABC )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*