EL QUEJICA

amigosde

EL QUEJICA

Se queja amargamente un tal Trueba del muy descriptible éxito en taquilla de su última película. Recuerdo un gran artículo de Gabriel Albiac, aquí en LA RAZÓN, en el que proponía que los contribuyentes pudieran acceder con todos sus derechos a las salas donde se proyectan películas españolas subvencionadas mostrando una fotocopia del IRPF.

El público libre y soberano no es tan tonto como pretenden los cineastas que han chuleado en los Presupuestos Generales del Estado. No se paga dos veces por ver lo mismo, y menos aún –me han llegado informes precisos–, cuando el producto roza o se adentra en los espacios del petardo.

El tal Trueba, con su visión panorámica de las cosas, pretende abarcar todos los beneficios de la generosidad ajena. Se estercola en España cuando recibe un premio del Ministerio…

Alfonso Ussía ( La Razón )

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*