EL CINISMO DE TRIAS PERVIERTE LA CAMPAÑA

La próxima campaña electoral en Cataluña lleva visos de batir marcas de mezquindad. Primero fue la desquiciada acusación de Marta Rovira, que sigue sosteniendo que el Gobierno amenazó con poner muertos en las calles, sin aportar prueba alguna ni pedir perdón. En esa vuelta de tuerca del victimismo (del “España nos roba” al “España nos mata”), el concejal y ex alcalde Xavier Trias ha presentado una moción en el Ayuntamiento de Barcelona que responsabiliza directamente al Gobierno, por omisión, de los atentados de Las Ramblas que se cobraron 13 vidas el pasado verano.

Como si quien desatendió la recomendación de poner bolardos no hubiera sido la alcaldesa Colau. Como si el mayor Trapero no hubiera considerado “de baja credibilidad” la advertencia de un ataque “específicamente en La Rambla” que le trasladaron los servicios de inteligencia estadounidenses. Resulta de un cinismo repugnante que Trias, un político manchado por mentir respecto de su patrimonio offshore, pretenda cargar las víctimas al Ejecutivo como argumento electoralista. Pero así de venenoso, irresponsable y falaz es el nacionalismo. Lo único que nos preguntamos, atónitos, es cuántas tazas más de veneno nacionalista caben en las tragaderas del electorado catalán.

El Mundo