CIUDADANOS, NO QUIERE LENTEJAS

Cudadanos detallará mañana su propuesta concreta para impedir que Mariano Rajoy vuelva a presentarse como candidato a ocupar La Moncloa. Una medida que, dicen los de Albert Rivera, no tiene nada de personal contra él, sino que corresponde a una estrategia del partido naranja a nivel nacional para recordar a los gobiernos de PP y PSOE a los que mantiene en el poder que deben cumplir los acuerdos que alcanzaron en su día. Ya.

La medida de limitar los mandatos al presidente del Gobierno a ocho años es la más llamativa de todas las que Rivera va a reclamar a los populares y la que mayor reacción en contra ha despertado en el PP. «Es porque tienen miedo a que Rajoy vuelva a presentarse», fue la reacción del coordinador general del PP, Fernando Martinez Maillo, que no se cree ni él. Lo que su partido quiere evitar es que se abra en su seno un debate sobre la sucesión de Rajoy a tres años vista. Este, que vivió la larga carrera de los delfines de José María Aznar, desea mantener hasta el ultimo momento la incógnita de si volverá a presentarse. Y aunque la opinión de sus más allegados es la de que no hará, él, tan aficionado a medir sus tiempos, prefiere guardarse esa posibilidad en la recámara.

El PP alega ahora que para limitar los mandatos habría que cambiar la Constitución, a lo que Ciudadanos contesta que bastaría con modificar la Ley del Gobierno. Una discusión que no se planteó cuando en febrero de 2016 Rivera accedió a firmar el acuerdo que permitió a Rajoy ser investido unos días después. En cualquier caso, en Ciudadanos no se concede a esa propuesta mas importancia que la de los otros dos puntos de su Plan de Regenración Democrática firmados también que aún aguardan que los populares se pongan a las manos para cumplirlos: la supresión de los aforamientos de diputados y senadores y la reforma de la ley electoral.

 La explicación de Maillo cuando se cumplió un año de ese acuerdo –«lo firmamos porque eran lentejas»- mosquea desde entonces a los de Ciudadanos, que quieren comenzar este curso político reivindicando lo prometido. Y no solo por el Gobierno central. Los de Rivera han puesto en pared ante otras administraciones que, según ellos lo ven, se han acomodado a contar con su apoyo a la vez que se olvidan del coste que este conlleva.

En Andalucía, esta misma semana su presidente regional, Juan Marín, ha anunciado que no apoyará los presupuestos del PSOE para el próximo año a menos que Susana Díaz cumpla su compromiso de subir a un millón de euros el minimo desgravable en el impuesto de sucesiones, un pacto que está incumpliendo. Y a la vuelta de sus vacaciones los gobiernos de Madrid y Murcia y el Ayuntamiento de Malaga ya han empezado a notar un cambio de actitud, mas exigente, de los portavoces de Ciudadanos.

Curri Valenzuela ( ABC )

viñeta de Linda Galmort