COALICIÓN O COOPERACIÓN

Si en este país habitara una clase política sensata, que no la hay, ahora mismo Sánchez trataría de armar un gobierno de coalición con PP y Ciudadanos.

Exactamente la propuesta de Mariano Rajoy, quien, en 2015 con 123 escaños y habiendo ganado las elecciones, quiso formar un Ejecutivo que diese estabilidad a España y contase con el concurso de los otros dos partidos constitucionalistas. Sánchez, el contumaz -que no resistente-, dijo «no» hasta en diecisiete ocasiones.

Pero la vida devuelve los tortazos y, tras su victoria «rotunda», el presidente en funciones anda buscando formar un gobierno de «cooperación».

Lo ideal sería que Casado y Rivera entrasen en él y que el consenso de los tres nos hiciese avanzar hacia una democracia de más calidad. España se pondría al día y afrontaría por fin sus reformas pendientes.

Desgraciadamente, tal cosa no ocurrirá. Las luces cortas y la falta de sentido de Estado y de la Historia nos conducirán de nuevo a la ciénaga política, donde el candidato socialista solo tiene un objetivo: ocupar la silla.

El Astrolabio ( ABC )