COGOBERNAR

La debilidad extrema en la que vive Sánchez, ese político que le tiene miedo a que los ciudadanos voten, se evidencia en los anuncios que ayer hizo Pablo Iglesias, un neocomunista de extrema izquierda, tras la entrevista con el hombre que ocupa La Moncloa.

El podemita ya anunció que van a cogobernar desde el Parlamento con el endeble socialista, más preocupado por su imagen que por España. Por eso, el tradicional aliento ideológico socialista demócrata desaparece a manos de un modelo populista, que a tantos países ha arruinado y que no había tenido éxito en España en estos 40 años de régimen libre.

El esquema es bien sencillo: en lugar de asumir que las democracias se gobiernan bajo pautas de respeto al armazón legal que nos hemos dado, ellos adaptan todas las normas a sus reales voluntades y si hay que cargarse el Senado, se carga.

Según ellos, nuestro sistema democrático que, con sus fallos, tan bien nos funcionó hasta ahora, se readapta a su antojo para seguir manteniendo esta perversión democrática en la que vivimos. Una anomalía de gobierno con 84 escaños que se apoya en comunistas e independentistas.

El Astrolabio ( ABC )