COHERENCIA

Tal vez no le falte razón a Susana Díaz cuando reivindica que debería gobernar la lista más votada en las elecciones andaluzas del pasado 2 de diciembre. Siempre me pareció que esto es más ajustado al sentido democrático que las alianzas de perdedores.

Por eso no entiendo cómo en 2012 su partido no dejó investir a Javier Arenas, que fue el que más papeletas cosechó entonces, y con bastante diferencia. Como tampoco comprendo que su partido impidiera que Esperanza Aguirre fuese alcaldesa de Madrid y apoyara a Carmena sin ser la opción ganadora.

Y menos todavía logro comprender cómo el secretario general del PSOE ha desalojado al PP de La Moncloa a base de pactar con los que no creen en España. Ya en su día, Rajoy se planteó reformar la ley para que en ayuntamientos y comunidades mandase la lista más votada o se convocara una segunda vuelta.

Ocurrió que el partido de Susana Díaz no respaldó tal iniciativa. Seguiré defendiendo que gobierne la lista más votada, pero ella tendrá que darse un paseo por el barrio de la coherencia, que todavía le queda mucha vida política por delante.

El Astrolabio ( ABC )

viñeta de Linda Galmor