COLAU Y EL CASTELLANO

Ada Colau, la dirigente podemita que se ha alienado con la causa separatista, ha decidido expulsar el castellano del espacio público. ¿Su última medida? Elaborar los carteles del Servicio de Acogida de la Infancia en el barrio del Raval en catalán, árabe, tagalo y urdu, pero no en castellano. Desde luego no se debió tratar de un problema de espacio.

No es la primera vez que la alcaldesa de Barcelona pone en marcha una iniciativa similar. Hace unas semanas el Consistorio distribuyó la ‘Guía del contribuyente’, en la que se informaba a los ciudadanos del calendario de pagos y precio de los impuestos, pero únicamente lo hacía en catalán.

Tras dos cuestiones de confianza perdidas, la legitimidad de Colau se termina y muchos barceloneses muestran su hartazgo ante las decisiones sectarias y profundamente ideológicas de la regidora.

La Gaceta