¿ CÓMO SE CURA EL ODIO ?

El jefe del clan de los «Pujolones» planificó todo hace décadas, pero saltó del barco (ya se sabe quiénes huyen las primeras) cuando alguien se atrevió a decirle lo que todo el mundo lo sabía.

Le siguió su ministrillo de Economía (el tipo más engreído que habré conocido en mi vida), al que echaron los de la CUP. Entre medias… los socialistas alimentaron a la bestia con un conseller de Educación que afianzó, bien a propósito, el procés.

Luego llegó el lunático que salió por patas, y ahí sigue, disfrutando de unas vacaciones perpetuas que le pagamos tú y yo por culpa de una Europa que hace aguas.

El colmo. La guinda, le relevó el más supremacista de todos. Que ahí sigue, manipulando a las masas de una chavalería que no ha dado un palo al agua. Unos jóvenes que se dejan manejar como borregos envueltos en una bandera inexistente y enfermos de odio.

Y ahí está el problema. En el odio. Un odio inoculado aula a aula, libro a libro, mentira tras mentira y competencia tras competencia trasnferida. ¿Cómo se cura ese odio planificado por un mafioso, gestado por unos cobardes y reventado por un racista?

Una última observación. Durante todos esos años, en el resto de España hemos estado ausentes, excepto para transferir y soltar dinero. Creo que no deberíamos caer en el mismo error de todo este tiempo. La única forma de curar el odio es corrigiendo esa ausencia.

PD: Y un par de preguntas más: Si tú tuvieras un euro para invertir. ¿lo invertirías en Cataluña? Y esos miles de violentos (entre macarras, perroflautas y antisistemas) ¿tan mal están?

El procés es una gran mentira, pero sobre todo es una inmensa injusticia.

Ángel Exposito ( ABC )