COMPROMISO DE TODOS

La Princesa Leonor se comprometió ayer con España y con la democracia. Fue un acto simbólico, pero las sociedades civilizadas valoran y viven de los símbolos que escenifican su esencia: en este caso, el respeto a la Ley de leyes, que es la Constitución.

Por eso su intervención en el día de su cumpleaños adquiere ese valor tan singular, máxime cuando la Corona sufre, como nunca, el acoso del populismo. No perdamos de vista que el hostigamiento a la democracia en España pasa necesariamente por atacar al Rey, porque el régimen demócrata y liberal nacido de la Transición emerge de la propia Monarquía, es sostenido por ésta y supone la garantía de un futuro de unidad.

La gran mayoría prefiere vivir en una Monarquía constitucional como Dinamarca o Suecia, a padecer la República Democrática del Congo. El balance de la Monarquía en la España actual, más allá del inevitable agotamiento de materiales, no puede ser más positivo. Ayer se dio un paso importante en la renovación del compromiso de todos con España y su democracia. Felicidades, Leonor.

El Astrolabio ( ABC )