COMUNISTA CON FRENO Y MARCHA ATRÁS

El líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, se dispone a someter hoy al máximo órgano de su partido entre congresos la propuesta para recuperar sus siglas de cara al nutrido calendario electoral de 2019.

Ahora quiere Garzón plantar cara al otro macho alfa de la coalición de izquierda, Pablo Iglesias, para evitar que IU caiga en la irrelevancia más absoluta.

Tenía que haberlo pensado antes y haber escuchado a los veteranos de su formación antes de vender su marca a Podemos.

Llega demasiado tarde.

La Razón