CON TORRA, ADIÓS AL PSOE

Va para siglo y medio que los españoles soportan, sufren o votan al PSOE, así que no me meteré yo a augur de su defunción. Sin embargo, en la UE los partidos de la Internacional Socialista han desaparecido o están dando las boqueadas. Y no hay caso tan espectacular como el de Francia, espejo en el que se miró siempre el partido de Pablo Iglesias Posse, bien que por la vía del marxista Guesde, un populista de tendencia criminosa. Los que vimos la entronización del detestable Mitterrand, lo disfrutamos.

Los que vemos cómo la cobardía de Macron puede obligar a nuestro vecino a elegir entre Le Pen y Mélenchon, debemos lamentarlo. Pero si la UE se ha construido sobre el modelo socialdemócrata, estatalista y metomentodista, es obvio que la crisis en la UE es indistinguible de ese modelo insostenible. El SPD de Helmut Schmidt podría haber sucedido a la CDU. Es difícil que Merkel y la CDU sobrevivan a su identificación con el SPD de Schroeder.

Hay quien sostiene que si el PSOE no se hundió con los partidos socialdemócratas europeos fue porque Zapatero creó el primer populismo de izquierdas, comunistoide, separatista y guerracivilista. Nadie lo negará viendo a Sánchez. Pero esa tendencia estaba ya en el PSOE de González, latente desde 1987 y, descarada desde 1993, cuando sacó el doberman a pasear y firmó el pacto del Tinell. Sólo una sana superstición le impidió tocar la momia de Franco. Pero en el Tinell está el modelo del sanchismo. La diferencia es que no lo preside un gatazo astuto como Tigrekán ni un lerdo sibilino como ZP, embajador del comunista y narcoasesino Maduro. Al tigre frentepopulista lo monta Falconetti, que lleva al PSOE al desastre.

La última ocasión de mitigar el derechazo electoral de mayo la tuvo anteayer,fingiéndose inocente y atizándole a Torra con el 155. Es lo que le pedían Lambán en Sijena y Page en Toledo, pero no fue capaz de romper con Torra y es imposible pactar con él. Cumpliendo una estúpida promesa -que creyó deferencia- al catanazi, se va a Cataluña con mil policías, porque los mozos pueden dejar vendidos a los catalanes, no a S.M. Falcon.

La vanidad progre llama «tender puentes» a construir en el vacío hostil del socavón Torra. Así que no será la derecha sino su pacto con el separatismo lo que hundirá al PSOE, ese carajillo frío con gotas de socialdemocracia.

Federico Jiménez LoSantos ( El Mundo )

viñeta de Linda Galmor