CONDENA INSTITUCIONAL

España no es un país más corrupto que Italia o Francia. Lo que sabemos de España es que la corrupción se persigue. La Policía, la Guardia Civil y la Justicia investigan y sientan en el banquillo al delincuente y al delito.

Por lo demás, ya sabemos que no operan de la misma manera las sentencias condenatorias para la izquierda que para la derecha. Es curiosa esa circunstancia.

Si se analiza con detenimiento, es más grave el caso ERE que los que afectan al PP. Ya no por su montante en dinero, sino porque lo que se condena en los dirigentes del PSOE es el uso fraudulento y delictivo de una institución. La Gürtel es un proceso a un comportamiento ilegal de determinadas personas.

El matiz, por el cual Sánchez debería estar pidiendo perdón a España entera, es que sus correligionarios -dos de ellos llegaron a ser presidentes del PSOE- se aprovecharon del dinero público de la institución de la Junta de Andalucía y de su prevalencia para extender una práctica corrupta que les beneficiase en sus objetivos políticos y de poder.

El Astrolabio ( ABC )

viñeta de Linda Gamor