CORTINA DE HUMO

Lo innecesario es un error, en la vida en general y en la política, en particular. España no es hoy más decente ni más democrática que ayer. Es exactamente igual, con sus grandezas y sus miserias. El pasado nadie puede reescribirlo por mucho que nos empeñemos.

Hace cientos de años que alguien lo expresó así: «No hay empresa más estéril de los hombres que pensar lo que pudo ser y no fue». Lo que fue ya fue.

Nada de aquello se cambia en el momento presente. Sin embargo, la terca realidad de octubre de 2019 es que Cataluña se ha convertido en un problema lacerante y de complejísima solución, que más de tres millones de españoles se encuentran en el paro o que los socialistas siguen fascinados por el reaccionario credo ideológico de los nacionalistas.

¡Quién lo iba a decir! Las angustias e insomnios de los ciudadanos contemporáneos nada tienen que ver con el lugar donde reposaban los restos de alguien que dejó este mundo hace 44 años.

Todo en Sánchez es tormenta e impostura. Cálculo electoral de distancia corta y cortina de humo de torpe sofisticación. Dejad a los muertos en paz y en su sonora soledad.

El Astrolabio( ABC )