CREER EN ESPAÑA

Como el PP ganó en Galicia, ahora resulta que el problema lo tiene Casado, y no Sánchez ni Iglesias. Es sorprendente la capacidad de retorcer las situaciones que demuestran algunos.

Frente a la corriente que ha comenzado en el noroeste español y que el radar del CIS de Tezanos no ha sabido ver, quienes deben reflexionar sobre los rompecabezas del futuro inmediato son PSOE y Podemos.

Es cierto que las elecciones generales quedan lejos. Resta tiempo suficiente para que el escenario vire por completo varias veces.

En política nada es para siempre, si bien algunas circunstancias marcan el instante actual: la pandemia del Covid, la crisis económica y el rostro totalitario de una izquierda incivilizada que, a nada que puede, enseña sus verdaderas intenciones antidemocráticas.

El éxito del PP en Galicia discurre en paralelo a su mal resultado en el País Vasco. Algo se mueve ya en las entrañas de la sociedad española. De continuar así, Pablo Casado gobernará por los errores de Sánchez e Iglesias, que no creen en España.

Por eso proliferan los independentistas y por eso se movilizan los votantes de buena voluntad.

El Astrolabio ( ABC )